Vuelve el invierno…si es que alguna vez se fue

Publicidad
  • (1) Durante estas últimas jornadas las temperaturas mínimas no han sido excesivamente bajas. (Fuente: Elaboración propia MeteoGroup)

    (2) Precipitaciones previstas entre el 20 y el 23 de febrero. Las del día 23, especialmente en la mitad norte de la Península, se espera que sean en forma de nieve. (Fuente: Elaboración propia MeteoGroup)

    (3) Animación mostrando la evolución de los sistemas de altas y bajas presiones que nos afectarán durante los próximos días, y como el viento de noroeste acabará siendo protagonista. (Fuente: Modelos meteorológicos, MeteoGroup)

    (4) Animación mostrando la evolución de la temperatura a 850 hPa (de forma muy general, y en una atmósfera estándar, a unos 1500 m.) y como poco a poco se situará el aire frío sobre la Península Ibérica. (Fuente: Modelos meteorológicos, MeteoGroup)

    (5) Evolución de la temperatura en la Península Ibérica durante los próximos días según la media de los ensembles del modelo ECMWF (azul) y GFS (rojo). (Fuente: MeteoGroup)

  • Vuelve el invierno…si es que alguna vez se fue
    19.02.2013 13:05

    Aunque durante las últimas jornadas hemos disfrutado de temperaturas más bien suaves, con valores mínimos durante las noches no excesivamente bajos (pocas zonas de la Península han registrado temperaturas negativas), esta situación de tregua momentánea que nos ha dado el invierno terminará de forma brusca entre el viernes y el sábado. Y por suerte o por desgracia (que eso de que el tiempo es bueno o malo es muy relativo y subjetivo) tendremos frío durante gran parte de la semana que viene.

    Antes de nada, unas lluvias muy bien recibidas

    Y es que hasta que llegue el frío las precipitaciones líquidas, acompañadas de temperaturas suaves (en la Imagen 1, temperaturas mínimas durante la madrugada del 18 al 19 de febrero), serán las protagonistas. Una sucesión de frentes, amén de una borrasca que pasará por encima de la Península, provocará que las lluvias sean más o menos generalizadas, especialmente en el oeste de la Península donde además podrían ser intensas e incluso tormentosas (Imagen 2).

    Durante la jornada del miércoles tendremos abundante nubosidad, aunque estas precipitaciones se harán de rogar, entrando a última hora desde el noroeste y extendiéndose a lo largo del jueves de oeste a este, aunque sin llegar a afectar de forma significativa al área mediterránea.

    El quid de la cuestión lo encontramos durante la jornada del viernes, en el que parecerá que hemos cambiado de estación en algunos lugares. ¿Y por qué este cambio tan radical? Si os acordáis de la borrasca que citábamos un par de párrafos más arriba (sí, esa que nos va a pasar por encima), resulta que tras abandonar la Península se situará al noroeste del Mediterráneo, haciendo que los vientos rolen a noreste (Imagen 3), impulsando…

    Descenso (drástico) de las temperaturas más precipitación, nieve

    …masas de aire más frías que las que teníamos hasta entonces sobre nosotros y que llevan varias jornadas sobre el interior de Europa (Imagen 4). Total, que los gorros, bufandas y guantes que habíamos guardado en los armarios, cajones y desvanes tendrán que ser rescatados cual banco en apuros.

    Aunque este descenso de las temperaturas se notará ya desde finales del viernes, será durante la madrugada del viernes al sábado cuando irá transformando las precipitaciones líquidas en sólidas, haciendo que la cota de nieve descienda a nivel del suelo en puntos del interior y a cotas muy bajas en el Cantábrico.

    Como lo bueno, si breve, dos veces bueno, estas precipitaciones sólidas tenderán a retirarse paulatinamente durante la mañana del sábado, dejando cielos más despejados aunque una sensación térmica más fría.

    Fin de semana blanco en el norte, despejado y frío en el resto

    Y es que estos mismos vientos de noreste que han hecho descender las temperaturas (Imagen 5) provocarán que la nubosidad sea poco significativa durante el fin de semana en gran parte de la Península, especialmente del centro hacia el sur.

    Al soplar desde el noreste los vientos se van poco a poco secando y perdiendo humedad por el camino, haciendo que sea mucho más difícil que se forme nubosidad. Además, la poca humedad que le pueda quedar a estas masas de aire impulsadas por los vientos del noreste, se formará a barlovento de los principales sistemas montañosos (en este particular, al norte) y pocas nubes activas, de las que dejan precipitaciones, se verán a sotavento.

    Pero hay una agradable excepción a este comportamiento. Y es que el efecto lago (os hablamos de él hace unas semanas en un post en Facebook) hará crecer nubes en el Cantábrico que dejarán precipitaciones en gran parte de la cornisa cantábrica (más o menos desde la mitad oeste de Navarra hasta Asturias) y al norte del Sistema Ibérico (también en Pirineos y Sistema Central, aunque más dispersas, sobre todo en este último) que serán de nieve en cotas bajas y medias durante gran parte del fin de semana.

    Las temperaturas frías continuarán durante gran parte de la semana, aunque se irán recuperando con el paso de los días. Al mismo tiempo las precipitaciones irán remitiendo, aunque esto es otra historia que ya os iremos contando…

    Recordad que a través de Twitter y Facebook os mantendremos informados y nos podéis preguntar las dudas que tengáis. Aunque si queréis un trato más cercano y hablar con un meteorólogo os ponemos a vuestra disposición un servicio de atención telefónica, para que aclaremos todas las consultas que tengáis.

    Ah, y el mejor pronóstico en la palma de la mano con WeatherPro y MeteoEarth.

    Por: Luis Jiménez