De huracanes, evacuaciones y millones de dólares

Publicidad
  • (1) Foto de satélite del huracán Irene en las horas previas a su impacto con las costas de Carolina del Norte. Posteriormente también tocaría tierra en Nueva Jersey y Nueva York. (Fuente: GOES Project Science)

    (2) Pronóstico emitido el 24 de agosto que indica la trajectoria prevista para el huracán Irene. (Fuente: National Hurricane Center)

    (3) Trajectoria seguida por el huracán Irene. Comparando esta imagen con la anterior podemos ver como los pronósticos fueron bastante precisos en lo que a la trajectoria se refiere. (Puedes descargar aquí la capa de Google Earth)

    (4) Aunque al final no fue tan duro como se esperaba, en Nueva York el servicio de metro fue suspendido temporalmente. (Fuente: Eleanor Crooks/PA Archive/ Press Association Images)

  • De huracanes, evacuaciones y millones de dólares
    01.09.2011 14:05

    El reciente paso del huracán Irene por la costa este de los EE.UU. ha puesto de manifiesto la importancia de la predicción de estos fenómenos. La importancia radica no solo en un mayor conocimiento de cómo puede evolucionar el huracán y a que zonas afectar sino también en la planificación de las medidas a tomar ante situaciones de este calibre.

    El huracán Irene ya es historia. Hace días que se disipó y que el Centro Nacional de Huracanes (NHC) dejó de emitir avisos sobre su evolución. Pero una cosa es que se haya ido y otra que sus efectos no se noten durante mucho tiempo. Según los primeros cálculos, el huracán Irene habría producido unos daños que se estiman entre 6000 y 12000 millones de dólares (o incluso más), lo que lo sitúa entre los 20 huracanes más costosos de entre los que han impactado en los EE.UU. (y posiblemente uno de los más costosos entre los huracanes que tenían categoría 1 en el momento del impacto).

    Parte del dinero que “ha costado” Irene se debe a los daños a los que tienen que hacer frente las aseguradoras. Sin embargo otra parte nada desdeñable se debe a los costes de evacuación. En este aspecto varias consideraciones a tener en cuenta. La primera, que fueron casi 2 millones de personas las evacuadas. La segunda es que los costes de evacuación rondan el millón de dólares por cada milla (Aberson et al., 2006) de costa que se encuentre en situación de ser evacuada (estos costes serán mayores en las zonas de costa más densamente pobladas, como Miami, y menores allí donde la densidad de población sea menor, como en Carolina del Norte)

    La relación entre los modelos de pronóstico y los planes de evacuación

    Los pronósticos del NHC en relación a la trayectoria que podría haber seguir el huracán Irene fueron bastante precisos ya desde cuatro días antes de su impacto en las costas de Carolina del Norte, Nueva Jersey y Nueva York. Estos pronósticos han mejorado de forma notable desde hace 20 años, cuando el error medio en un pronóstico a 24 horas era más del doble de lo que es ahora (170 km frente a los 80 km actuales). Sin estas mejoras en los modelos a la hora de determinar la trayectoria de los huracanes el NHC hubiera tenido que poner sobre aviso a las costas de Florida, Georgia y Carolina del Sur. En este caso el coste de una posible evacuación habría ascendido hasta los 700 millones de dólares. Por si fuera poco significativo este dato en los tiempos de crisis que corren, aquí va otro. En los 6 primeros años de este siglo y gracias a las mejoras en los modelos meteorológicos en la predicción de huracanes, el ahorro en costes ha rondado los 6000 millones de dólares.

    Todavía se pueden y se deben mejorar

    Aunque los avances han sido notables en las últimas décadas, los pronósticos no son todo lo buenos que deberían ser, especialmente a la hora de pronosticar la intensidad de los huracanes a varios días vista. En el caso del huracán Irene y como vemos en alguna de las imágenes, los modelos pronosticaban que tocaría tierra como un huracán de categoría 3 cuando finalmente lo hizo, según los datos del NHC, como uno de categoría 1. Y es que en la gestión de este tipo de fenómenos y su impacto sobre la población y los bienes personales, unos pronósticos erróneos (por exceso o por defecto) pueden causar la pérdida de millones de dólares.

    Para terminar os dejamos un par de enlaces interesantes. El primero nos permite conocer un poco más como se utilizan los modelos que se usan en el NHC para predecir la trayectoria de los huracanes. El segundo es un resumen de, entre otras cosas relacionadas con el huracán Irene, la cobertura informativa dada por los medios a este huracán.

    Por: Luis Jiménez Dávila