Ola de frío

Publicidad
  • Imagen 1. Temperatura máxima prevista para el jueves 2 de febrero 2012.

    Imagen 2. Pronóstico de la temperatura en Madrid (ºC).

    Imagen 3. Anomalía térmica del otoño de 2011 en España.

    Imagen 4. Anomalía térmica del mes de diciembre de 2011 en España.

  • Ola de frío
    23.01.2012 14:21

    Temperaturas previstas muy bajas

    La situación atmosférica anticiclónica que lleva dominando semanas tenderá a cambiar. Mientras hemos estado bajo la influencia de las altas presiones, las temperaturas mínimas han sido bajas, negativas, pero a horas diurnas los termómetros se recuperaban y, con el sol, la sensación térmica ha sido muy agradable en numerosos puntos del interior, del sur y de levante.

    Durante los próximos días el tiempo empieza a cambiar. Se prevé el paso de un frente frío durante la noche del jueves al viernes, por el tercio norte de la Península, que dejará pocas precipitaciones, pero que traerá aire frío tras de sí, de forma que hará bajar los termómetros. Sin embargo, de momento, este aire frío no tendrá grandes consecuencias. No será hasta principio de la próxima semana, con la entrada de aire desde el interior de Europa, aire continental polar, cuando las temperaturas bajen de forma más acuasada. A partir del domingo día 29 de enero, el frío será intenso en la mitad norte. En la imagen 2 se muestran los valores térmicos máximos previstos para el jueves día 2 de febrero, día en el que quedarán bajo cero (en las horas centrales de la jornada) numerosas capitales del interior peninsular.

    Una ola de frío es el periodo de tiempo de tres o más días con valores térmicos más bajos de lo habitual para la época. Si observamos la gráfica de la izquierda (imagen 2), en la que se representa el pronóstico de temperaturas para Madrid, durante los próximos días, vemos que la  línea discontinua púrpura (el valor de la temperatura media climática para Madrid) se mantiene por encima de los pronósticos de temperatura durante toda la primera semana del mes de febrero. Se estima que en el interior de la Península los valores térmicos máximos podrían quedar por debajo de los 5 grados (frente a los 15 grados que hemos disfrutado en la tercera semana del mes de enero) y las temperaturas mínimas nocturnas bajar de 5 grados negativos. 

    Después de un otoño en el que los valores térmicos han sido especialmente altos, siendo el tercer otoño más cálido desde 1960 según los cálculos realizados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el invierno puede acabar siendo, en término medio, más frío de lo habitual.

    En la imagen 3 se muestra la anomalía térmica del pasado otoño, y se observa de forma clara lo que todos hemos sentido, que el verano nunca acababa y que esas temperaturas no eran normales. Y efectivamente, con datos en la mano podemos comprobar como la anomalía térmica del trimestre septiembre-noviembre ha resultado positiva, es decir, las temperaturas han sido  más altas de lo normal en toda la Península.

    La imagen 4 nos muestra la anomalía térmica del pasado mes de diciembre, en la que se ve como el oeste y suroeste de la Península presentaban valores térmicos más bajos de lo habitual, mientras que todo el cuadrante noreste ha disfrutado de un mes de diciembre más llevadero desde el punto de vista térmico.

    A pesar de haber sido un mes de diciembre algo frío en el suroeste de la Península, finalmente el año 2011 se ha confirmado como el más cálido de las últimas 4 décadas.