Nevadas y efecto lago

Publicidad
  • (1) Imagen de la zona de los Grandes Lagos tras las últimas nevadas, donde está prácticamente todo cubierto de blanco (Fuente: NASA)

    (2) Captura de pantalla de pantalla de MeteoEarth en la que se representa el viento y la precipitación. Se aprecia como las acumulacione de nieve se producen en el lado opuesto a donde sopla el viento.

    (3) Definición gráfica del Efecto lago, sobre una foto de satélite de la NASA. (Fuente: elaboración propia MeteoGroup)

    (4) La tormenta de nieve vista desde un avión a punto de aterrizar en el aeropuerto de Buffalo, el cual nunca dejó de estar opeartivo durante la tormenta (Fuente: James A Fry en Twitter)

    (5) Foto de las calles de Buffalo tras la tormenta. Sí, es una calle. (Fuente: Trending Buffalo en Twitter). Aquí más fotos de la nevada.

  • Nevadas y efecto lago
    20.11.2014 17:40

    Tras las gélidas temperaturas registradas durante la última semana en gran parte de Estados Unidos, ahora es la nieve la gran protagonista. Si bien es verdad que los espesores recogidos han sido bajos en muchas zonas, algunas se han llevado el premio gordo con hasta 2 metros de nieve en algunos lugares.

    Si hace algunos días os hablábamos de la potente entrada de aire frío registrada en Estados Unidos y Canadá, con temperaturas muy frías para ser mediados de noviembre y que han llegado a bajar incluso de -20 °C, ahora la gran protagonista es la nieve. Bueno, no solo la nieve. Hay un término que se ha popularizado en estos días y que todos tenemos en mente. Si antes fue ciclogénesis explosiva u ola de calor, el término meteorológico de moda ahora mismo es Efecto lago

    La culpa es de la (diferencia de) temperatura

    Hablar de la ola de frío de hace algunos días en Norteamérica nos ha servido por un lado de introducción pero por otro también nos ha permitido poner de manifiesto una cosa: la temperatura del aire era muy baja en esa zona del planeta. Este dato en sí no pasa de anécdota, pero tenemos que tener en cuenta otro dato más: la temperatura del agua de los Grandes Lagos era muy superior a la del aire que circulaba sobre ellos. Y éste es el quid de la cuestión.

    Aire frío y seco sobre agua “caliente y húmeda”

    Pongámonos en situación. Se trata de una masa de aire viajando desde el polo hacia el sur. Se trata de una masa de aire que, por sí misma, contiene poco vapor de agua y que además va secándose según se desplaza. Llegamos a la zona de los Grandes Lagos. Éstos, cuya agua presenta una temperatura mucho mayor (pese al frío de la semana anterior, el agua tarda más en enfriarse y en perder el calor acumulado, más si cabe en extensiones grandes de agua), favorecen la evaporación del vapor de agua. Y ya tenemos el cóctel casi listo.

    En el Efecto lago la humedad aportada por las masas de agua más el aire frío aportado por la masa de aire polar provocan que el vapor de agua condense y, como la atmósfera se vuelve muy inestable en estas condicione, que se desarrollen nubes de tormenta. Tormenta de nieve en este caso. El viento también juega un papel importante, ya que será él quien determine en que orilla del lago se produce la acumulación (como en este otro episodio de nevadas efecto lago en la zona de los Grandes Lagos). Si sopla del oeste, la acumulación será en el este; si lo hace de norte, en el sur.

    No es un efecto propiedad de los Grandes Lagos

    Aunque ahora sea noticia por las ingentes cantidades de nieve acumuladas en estas zonas de Estados Unidos, no se trata ni mucho menos de un fenómeno exclusivo. Cualquier masa de agua próxima a tierra de latitudes medias o altas es susceptible de crear el efecto lago. No en vano, son notables los ejemplos de nevadas o precipitaciones en el Cantábrico asociadas a vientos del noreste, que vienen fríos y secos de Europa, pero que se recargan de humedad a su paso por el Golfo de Vizcaya. Un caso similar afecta a las Islas Británicas, cuando el viento del este arrastra masas de aire frías y secas de Europa y en el relativamente templado Mar del Norte y el Canal de la Mancha se cargan de humedad.

    Aquí os dejamos un impresionante vídeo que refleja a la perfección lo que es el Efecto lago. ¡Esperamos que os guste!

    Por: Luis Jiménez Dávila