El desierto de Atacama

Publicidad
  • Efecto Foehn

    Zona turística de Arica

    Colectores de niebla

  • El desierto de Atacama
    18.05.2011 11:57

    El desierto de Atacama, situado en el Norte  de Chile, es la zona más árida del mundo. ¿Por qué?

     

    - La principal causa se achaca al cambio climático global que, en esta latitud, crea desiertos en las costas occidentales de todos los continentes del Hemisferio Sur. Grandes sistemas estables de alta presión (Anticiclones del Pacífico)  se mantienen junto a la costa, creando vientos alisios hacia el este que desplazan las nubes activas.

    - La presencia de la cordillera andina provoca Efecto Foehn,  ya que evita la entrada de masas de aire húmedo, procedentes de la cuenca Amazónica. Esto significa que, el aire húmedo, procedente del Amazonas,  asciende y se condensa en la ladera Este de la cordillera, dejando allí las precipitaciones, y pasando, al otro lado de los Andes, en forma de aire seco, y más cálido.

    - Por otra parte está  la Corriente de Humboldt. Se trata de  una corriente de aguas frías procedente del Océano Glacial Antártico que recorre el litoral peruano, provocando una temperatura media de las aguas inusualmente baja, para regiones de latitudes tropicales y subtropicales, de manera que reduce  la evaporación y crea una inversión térmica, impidiendo la formación de nubes productoras de lluvias. Toda la humedad creada progresivamente por estas brisas marítimas se condensa, en forma de nieblas, en las laderas de la cordillera andina.

                En los registros de la OMM (Organización Meteorológica Mundial), figura, como la ciudad más seca del mundo, Arica. Se trata de la ciudad de la eterna primavera, con un promedio anual de precipitación de 0.8 l/m2. Sin embargo Arica es un paraíso turístico gracias a una gran infraestructura que trae el agua del deshielo de los Andes.

                No toda la zona tiene la misma suerte, y   los pueblos aledaños sufren las consecuencias de la restricción del agua.  Como consecuencia de esta falta, se han inventado los colectores de niebla. Se trata de unas mallas muy finas, colocadas en las laderas de la zona montañosa próxima, donde condesa la humedad, en forma de nieblas. Las gotas de niebla se van depositando en las redes y cuando hacen una gota, suficientemente grande, cae por acción de la gravedad, a un colector.  Este sistema ha sido utilizado en otros puntos del planeta con problemas similares.